17.1 C
Buenos Aires
sábado 6 de junio de 2020 - 1:33:51 PM
Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional
Instituto de la Magistratura Noticias

«La justicia digital llegó para quedarse»

Con una gran participación de magistrados y funcionarios del Poder Judicial y los Ministerios Públicos se desarrolló, a través de una plataforma informática, un conversatorio sobre el trabajo a distancia en Tribunales, una modalidad cuya incorporación a las tareas cotidianas debió acelerarse de manera dramática por la pandemia.
La actividad fue organizada por la Comisión de Capacitación y Actividades Académicas de la AMFJN, en el marco del Instituto Superior de la Magistratura, y tuvo como expositores a los jueces Ana Barilaro, Gustavo Caramelo y Cecilia Kandus. Entre los presentes estuvo también Gabriel Mehlman, coordinador de Modernización e Innovaciones Tecnológicas del Poder Judicial, quien dio detalles sobre cómo se está progresando en la incorporación de herramientas informáticas en el trabajo cotidiano.
Barilaro, jueza del fuero laboral, hizo hincapié en el esfuerzo que están haciendo magistrados, funcionarios y prosecretarios para que la Justicia siga funcionando desde que arrancó el aislamiento social preventivo y obligatorio y, en ese sentido, dio un dato contundente sobre la labor del fuero del Trabajo. “Según los números del Banco Ciudad, en los 24 días hábiles que han transcurrido desde que empezó la cuarentena, la Justicia del Trabajo tramitó 7.943 giros electrónicos, por más de 1.221 millones de pesos de capital. Son más de 330 giros por día, que reflejan que, aun con dificultades, con conexiones deficientes y con las herramientas que tenemos, estamos haciendo que la Justicia funcione”.
Por su lado, Cecilia Kandus, magistrada del fuero civil, valoró que “cuando hablamos de crisis siempre hablamos de una oportunidad y esta pandemia nos dio la ocasión de avanzar con cosas que quizás veníamos haciendo de a poco en el Poder Judicial desde hace años. Definitivamente, se trata de una oportunidad para demostrar que podemos seguir adelante como lo hemos hecho en otras crisis, cuando hemos tenido que soportar cortes de agua, de energía o caída de los ascensores. El Poder Judicial no puede detenerse porque es una institución que está para asegurar la paz social y resolver los conflictos”.
Kandus recordó que “en 2002, cuando nos decían que el expediente en papel iba camino a desaparecer, a nosotros nos parecía una locura, pero hoy eso está aquí”. Y en cuanto a lo que se viene, pronosticó “la utilización de agendas en los juzgados, porque tenemos que evitar que la gente venga a los juzgados y que circule por Tribunales. Entonces, los abogados deberán ser previamente citados”.
Gustavo Caramelo, también magistrado de la Justicia Nacional en lo Civil, resaltó que “esta modalidad de trabajo a distancia vino para quedarse” y en ese sentido consideró que se debe asegurar que “el avance de la justicia digital sirva para facilitar de aquí en más el acceso de la población a la justicia y que no se transforme, en cambio, en una barrera para restringirlo, como sucedió con el proceso escrito en el Siglo XIX, en un país donde gran parte de la población era analfabeta”.
Caramelo hizo énfasis en que la motivación de quienes trabajan en el Poder Judicial y los Ministerios Públicos para que el servicio siga prestándose en las difíciles circunstancias actuales es “nuestro compromiso y vocación”. Consideró, además, que ante la irrupción del teletrabajo como consecuencia de la cuarentena obligatoria, “es lógico que estemos dando prioridad a las cuestiones que consideramos más urgentes, pero también tenemos que estar pensando en ir más allá, para que la modalidad digital sirva para resolver cada vez más expedientes”.