25.5 C
Buenos Aires
miércoles 29 de enero de 2020 - 12:37:11 AM
Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional
Noticias

La cena anual de camaradería, ocasión parar mirar hacia el futuro del servicio de Justicia

La cena anual de camaradería de la AMFJN reunió a cerca de 500 magistrados y funcionarios del Poder Judicial y los Ministerios Públicos de todo el país, en una noche que demostró la vitalidad de quienes hacen el servicio de justicia, con la mira puesta en dar respuestas a las demandas crecientes de la sociedad. Entre las autoridades presentes estuvieron el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz; la vicepresidenta, Elena Highton; la flamante ministra de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Marcela Losardo; el ministro del Interior, Eduardo De Pedro; el presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación, Ricardo Recondo; el secretario de Justicia de la Nación, Juan Martín Mena; el Procurador General de la Nación interino, Ricardo Casal; el representante del Poder Ejecutivo ante el Consejo de la Magistratura, Gerónimo Ustarroz.

“Esta Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional no tiene más partido que el de la Constitución Nacional, ni más reglas que las de la República. La independencia del Poder Judicial es una de ellas y es de las más importantes. Sin Justicia independiente no hay República ni hay Democracia”, señaló el presidente de la AMFJN, Marcelo Gallo Tagle, en su discurso, que fue el de apertura de la noche.

Gallo Tagle resaltó los esfuerzos que vienen realizando quienes integran el servicio de Justicia para implementar modificaciones en los procedimientos judiciales, tendientes a agilizar y modernizar los trámites. “Todas esas reformas –dijo- se implementaron sin refuerzos presupuestarios, adecuaciones edilicias, o innovaciones tecnológicas de importancia, cuestión que deja a las claras que la esencia de su realización se identifica directamente con el compromiso con la función pública de jueces, fiscales, defensores y secretarios, y la creencia firme de que cada uno de nosotros debe dar lo mejor de sí para restablecer las expectativas que la sociedad deposita sobre nuestro trabajo, y retribuir el esfuerzo que realiza un país que transita estrecheces económicas para asegurar la dignidad de los salarios de quienes velamos por sus derechos”.

Con respecto a la cuestión salarial, Gallo Tagle también hizo hincapié en que “el mandato constitucional de igual remuneración por igual tarea debe regir para todos los trabajadores, sin distinción del ámbito en el que se desempeñen ni de la función que cumplan”.

El presidente de la AMFJN hizo además una fuerte toma de posición institucional frente a la politización de los procesos de selección de magistrados y a la judicialización de las cuestiones políticas: “Los problemas de la política deben resolverse políticamente, y preservarse a ultranza la independencia del Poder Judicial para resolver en forma ajustada a derecho las cuestiones que son de su incumbencia, sin importar las personas ni los intereses que se encuentren involucrados, y sin injerencia ni presión política alguna”.

Discurso completo Marcelo Gallo Tagle

Losardo: “Un Poder Judicial fuerte e independiente”

 

Por su lado, la ministra Losardo agradeció la invitación y resaltó que la cena que cada fin de año realiza la Asociación “siempre me tuvo presente, durante mi gestión como secretaria de Justicia, desde 2005 a 2009, y durante los años en que no ejercí cargos públicos. Mi presencia esta noche testimonia la alta significación que para el Poder Ejecutivo tiene el diálogo con los poderes del Estado. Al Poder Judicial lo entendemos fuerte e independiente y respondiendo a las demandas de los ciudadanos”.

 

Losardo agregó que “una democracia sin justicia realmente independiente no es democracia, no hay justicia independiente si se posa en ella la mano del poder político. Y esta noche, les solicito que como hombres y mujeres del Derecho nos sumemos a la consigna de que nunca más haya políticos ni poderosos tomando decisiones que sólo le corresponden a la Justicia”.

La ministra hizo hincapié en la importancia de preservar las instituciones cuando dijo que “no hay democracia si la República pierde legitimación y los representantes de la sociedad se sumen en el descrédito. Por eso la Constitución es y debe ser la referencia ineludible de cada funcionario público en el ejercicio de su cargo y no hay ni puede haber razón de Estado, doctrina ni urgencia que nos aparte de ese compromiso. Creo que en el Poder Judicial independiente, libre, probo, limitado sólo por la ley, que rinda cuenta de sus actos como el resto de los funcionarios públicos y que imparta justicia sólo por el imperio de la ley”.

En el mismo sentido, agregó: “Queremos garantizar a cada ciudadana y ciudadano el Estado de Derecho, que se afiance en la memoria de la verdad y la justicia con independencia soberana de poderes y con funcionarios capaces de trabajar por el otro, por la Patria, sin mezquindades políticas ni espurios políticos”.

Losardo hizo una invitación a magistrados y funcionarios a que “juntos debatamos las reformas de fondo y forma que se necesitan para mejorar el ordenamiento jurídico y el sistema de justicia. Debemos desarrollar políticas públicas dirigidas a los sectores de mayor vulnerabilidad.

Debemos repensar muchas políticas. El debate acerca de los jóvenes en conflicto con la ley penal no puede circunscribirse sólo a la edad de imputabilidad, porque un estado que previene es más efectivo que un Estado que castiga.”

También hizo una defensa de la actuación de los integrantes del servicio de justicia, al afirmar que “cuando me preguntan por la falta de credibilidad del Poder Judicial, me enojo seriamente, porque conozco mucho a sus integrantes y me consta que la mayoría son justos y probos y que, sólo por algunos, esa mayoría carga una mochila que no le corresponde”.

Losardo concluyó que su despacho “estará siempre abierto para escuchar sus inquietudes”.

 

“Los jueces debemos ser militantes del Derecho”

 

El presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, recordó que la primera medida que tomó como ministro de la Corte no fue jurisdiccional, sino fue convertirse en uno de los asociados.

En un discurso de profundo contenido dirigido a “mis consocios”, Rosentkrantz dijo: “Tengo la fuerte convicción de que debemos cambiar nuestras actitudes. Es preciso mirar hacia adelante. La Argentina no progresará si seguimos en actitud introspectiva”.

El presidente del alto tribunal precisó: “Para acometer el desafío de impartir justicia es necesario contar con recursos económicos que otros poderes del Estado nos tienen que facilitar. Esta es una cuestión que tenemos todos muy bien internalizada. Pero de lo que depende nuestro futuro es de las virtudes personales que todo juez debe encarnar para impartir justicia. Los jueces debemos tener empatía con las partes y ser trabajadores incansables en busca de la verdad judicial; también tenemos la obligación de ser sensibles a los hechos, a los pliegues de la realidad; es imprescindible además que los jueces sepamos ponderar: esto es, sopesar argumentos; por último debemos ser claros y precisos para ganar la autoridad que debe caracterizar nuestra investidura. Las sentencias además de ordenar deben convencer”.

“Pero la virtud cardinal –agregó- que da sentido a todas las demás es el apego a las normas. Los jueces tenemos la obligación y el derecho de ser independientes del poder y los poderosos. Pero además tenemos la obligación de apegarnos a las normas. Por eso debemos resistir la humana tentación de decidir los casos para que se produzca el estado de cosas que nos gustaría. Así, si los jueces debemos ser militantes en algo, debemos ser militantes del Derecho”.