24.1 C
Buenos Aires
viernes 6 de diciembre de 2019 - 11:39:03 AM
Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional
Instituto de la Magistratura Noticias

Abordar en conjunto las problemáticas civiles y penales

Destacados magistrados y especialistas en situaciones de violencia de género y protección de las personas vulnerables le dieron forma a una actividad de alto nivel en el Auditorio 1 de la Asociación, organizada por el Instituto Superior de la Magistratura. Fue el puntapié inicial de las Jornadas Interdisciplinarias Civiles y Penales, que contó con tres paneles y una numerosa concurrencia.

Las jornadas se refieren a las problemáticas comunes del fuero civil y penal, con la finalidad de generar ideas para mejorar el abordaje de cuestiones como el trato de las víctimas en procesos de violencia de género o sexual, la inimputabilidad y la salud mental de las personas vinculadas a procesos judiciales, los procesos de revinculación familiar y la incidencia de los convenios de parentalidad en los procesos de familia, impedimento de contacto y sustracción de menores.

El primero de los paneles se refirió al abordaje en la Justicia Civil y en la Justicia Penal de los casos de violencia familiar, de género y de ataques contra la integridad sexual. Se hizo foco en la participación en los procesos de la víctima, que ha crecido de manera indudable en los últimas años. El juez de ejecución penal Marcelo Peluzzi explicó que «en esta etapa, que es la última del proceso penal, la víctima no tenía hasta hace unos años ninguna participación. Eran muy pocos los casos en que las víctimas se acercaban hasta los juzgados, ya que su participación estaba vedada». En el mismo sentido se expresó el juez en lo Criminal y Correccional Fernando Caunedo, quien señaló que hoy «se le ha dado a la víctima una participación que antes no tenía» y resaltó en ese sentido la trascendencia del fallo Santillán de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

«Hasta hace poco siempre en los procesos se prestaba atención solamente al imputado, a pesar de que la víctima es tan parte de la causa como aquél», agregó Caunedo, quien anticipó que con el nuevo Código Procesal Penal Federal, gracias a la oralidad desde el comienzo de las causas, se favorecerá el contacto de la víctima con los magistrados.

Al referirse concretamente a los casos de violencia familiar, Caunedo resaltó que «el relato de la víctima no solamente es la base de la imputación, sino que muchas veces resulta la única prueba, lo que exige un gran esfuerzo de jueces y fiscales para examinar la verosimilitud del relato, ya que no podemos esperar la prueba tradicional de otros tipo de casos».

Por su lado, la jueza nacional en lo Civil de Famiia Lucila Córdoba, se refirió a su experiencia en los casos de violencia familiar y consideró que «en la mayoría de los casos tienen origen en que se han arraigado en la sociedad pautas que no se condicen con nuestro Derecho. Es fundamental que los ciudadanos nos vayamos formando en los valores que tutela nuestra Constitución y nuestras leyes».

El segundo panel tuvo como tema las medidas de contención y protección para víctimas en situación de vulnerabilidad en por delitos contra la integridad sexual y violencia de género en el proceso penal. Participaron Mónica Herrán, psicóloga del Cuerpo Médico Forense; Natalia Figueroa, directora del CENAVID; Romina Furios, del Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires y Nadia Alvarez, de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia.

En el tercer panel expusieron la tesorera del Consejo Directivo de la AMFJN, Analía Monferrer; a cargo de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación; y Malena Derdoy, a cargo de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas.

La moderación de los paneles estuvo a cargo de Sebastián Ghersi, secretario de primera instancia Criminal y Correccional.

JAVIER GONZALEZ TOLEDO /photo