Reforma Penal

El presidente y tres de los integrantes de la Comisión de Reforma del Código Penal dieron vida al último panel del primer día de las Jornadas Académicas, en un momento particularmente trascendente, ya que en la primera semana de junio el anteproyecto será presentado al Presidente de la Nación.

“Lo que se busca es lograr igualdad ante la ley y, como marca la Constitución, en definitiva, afianzar la Justicia”, señaló el presidente de la Comisión, Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación Penal.

“La tarea que nos encomendó el presidente de la Nación de redactar un nuevo Código Penal es fundamental para la sociedad argentina. El Código Penal es de 1921 y ha tenido prácticamente 900 leyes que lo han modificado. El objetivo que tenemos es hacer un nuevo Código ágil y moderno, que tome en cuenta los estándares internacionales. Hoy el Código Penal tiene 310 artículos y el nuevo tendrá aproximadamente 550, ya que en él estarán absolutamente todos los temas del Derecho Penal”, dijo Borinsky.

“Se trata de un Código que busca los consensos necesarios. Por eso hemos constituido la comisión no sólo en la Capital sino en distintas provincias y nos hemos reunido con especialistas en distintas materias, ya que no es un Código Penal de laboratorio”, agregó.

Borinky precisó que el Código Penal en su estructura va a tener tres libros: los dos que ya existen, de parte general y parte especial, y un libro tercero con los principios de los delitos de lesa humanidad, como genocidio y desaparición forzada de personas.

En materia de corrupción, el presidente de la Comisión reveló que se consideró la imprescriptibilidad de los delitos de funcionarios públicos, pero no fue aceptada, ya que el Derecho Internacional establece que sólo son imprescriptibles los delitos de lesa humanidad.

“Hay incrementos punitivos en algunos delitos como soborno entre privados, tráfico de influencias y cohecho agravado”, explicó Borinsky, quien detalló que “en materia de narcotráfico, en algunos casos se aumentan las escalas penales y se establecen agravantes para casos como la distribución en establecimientos educativos o fiestas electrónicas. El consumo en el ámbito privado no va a ser delito como ya lo estableció la jurisprudencia de la Corte Suprema”.

Carlos Mahiques dio una extensa explicación sobre la cuestión de la inimputabilidad y dijo que en el nuevo Código se volcarán las obligaciones asumidas internacionalmente por la Argentina en cuando a cómo debe tratar el Derecho Penal la discapacidad mental.

Patricia Llerena, Master en Derecho Penal Internacional y en Derecho Penal en lo Económico Internacional, habló del libro tercero del anteproyecto. En ese sentido reveló que se van a tipificar por primera vez las infracciones graves a la Convención de Ginebra, que son los crímenes de guerra. “Aunque Argentina ratificó la Convención nunca había habido una tipificación concreta de este tipo de delitos”, explicó.

En cuanto a los delitos de ambiente, Llerena explicó que se tipificarán conductas que tienen que ver con 67 convenios internacionales en la materia. “Se trabajó con biólogos y se incorporan no solamente temas de residuos peligrosos, sino también delitos de contaminación y contra la biodiversidad”.

“La preservación del ambiente es uno de los temas que se impone e internacionalmente se está discutiendo que sean imprescriptibles”, afirmó Llerena.

Por su lado, Pablo Turano, fiscal en lo Penal Económico y especialista en Derecho Tributario, habló sobre la cuestión de la responsabilidad de las personas jurídicas. “Por mayoría decidimos seguir como directriz la nueva legislación dictada en la materia”, explicó.