Las IV Jornadas Académicas de la AMFJN

“Con un legítimo orgullo y un renovado entusiasmo la Asociación de Magistrados y Funcionarios más antigua del mundo celebra sus primeros 90 años de vida, consagrados a afianzar la justicia”, dijo María Lilia Díaz Cordero al abrir las IV Jornadas Académicas en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la UBA.

El ministro de Justicia, Germán Garavano; la jueza de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Elena Highton de Nolasco; la Defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez; el Procurador General de la Nación Interino, Eduardo Casal; el presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación, Miguel Piedecasas; y el vicedecano de la Facultad, Marcelo Gebhardt, compartieron el estrado.

La presidente de la AMFJN señaló que nuestra institución, “con la integración armónica de sus estamentos y con una mayor impronta federal cada día, se convirtió en guardián permanente de la independencia judicial”.

“Largo es el camino recorrido durante nueve décadas. El pasado nos enorgullece y nos fortalece. Nuestros ideales permanecen intactos. Queremos que la sociedad sepa que la defensas de sus derechos es el faro que guía nuestro camino”, agregó.

 

Díaz Cordero también señaló que son necesarias transformaciones en el sistema de Justicia y que para ello resulta indispensable el apoyo “no sólo de la Corte y el Consejo de la Magistratura sino de todos los poderes del Estado a través de aportes legislativos y aportes económicos, para poder contribuir al bien común y engrandecer a nuestra patria”.

Enseguida, el vicedecano de la facultad, Marcelo Gebhardt, hizo referencia al orgullo de que “en esta casa podamos brindarle un ámbito para el debate de un tema que es un desafío y una interpelación para los integrantes de la Magistratura. Qué Justicia quiere la sociedad es una pregunta que muestra una actitud valiente, especialmente en los momentos críticos que estamos atravesando”.

Enérgico se mostró Piedecasas, quien afirmó que “se ha acabado el tiempo de los discursos. La sociedad espera una justicia comprometida, independiente, formada y eficiente. Debemos cumplir con los deberes constitucionales”.

“Nosotros tenemos deudas y debemos recuperar el tiempo perdido. Nuestro programa es la Constitución y la sociedad reclama a todos los poderes que lo cumplan. Hace falta gestión, hechos conducentes y cumplir con las obligaciones constitucionales”.

Stella Maris Martínez resaltó la labor que cumple la Asociación: “Para los que estamos hace muchos años en el Poder Judicial o en alguno de los Ministerios Públicos la Asociación siempre fue parte de nuestras vidas. Hace casi 40 años que pertenezco a la Asociación, que nos ayuda mucho a quienes estamos a cargo de una institución federal a integrar a la gente del interior”.

La Defensora General agregó: “La sociedad quiere un juez independiente, honesto, formado, sensible pero además lo quieren ver. Por eso la apuesta del Ministerio Público de la Defensa es que se instale el sistema acusatorio y que la oralidad llegue a todas las áreas de la administración de justicia. El cambio central tiene que ser que nos visibilicemos y con que todo el mundo vea que la enorme mayoría del Poder Judicial y los Ministerios Públicos están integrados por hombres y mujeres probos y honestos, que están dispuestos a trabajar cada día más por la gente que más lo necesita”.

Por su lado, el procurador Eduardo Casal recordó que se integró a la Asociación el mismo día en que lo designaron secretario y consideró que nuestra institución refleja el sentimiento democrático y el federalismo, que son los dos principales valores de nuestro país. Siempre confío en el espíritu de la Asociación, que refleja el de quienes lo integran”.

El ministro Garavano calificó como “valiosa” la labor que desempeña la Asociación de Magistrados, “a veces para coincidir y a veces para discutir”.

Garavano hizo una reflexión sobre el desafío de la independencia judicial: “En Argentina tenemos una estructura constitucional rígida en la protección de la independencia de jueces, fiscales y defensores. Una vez un juez norteamericano me dijo que la independencia de la justicia se sustenta no en la intangibilidad salarial ni en el proceso de designación y remoción, sino en la confianza que tiene la población hacia el sistema. La pregunta, en un momento en que la sociedad descree de todas las instituciones, es cómo podemos recomponer la relación entre la sociedad y la Justicia”.

En ese sentido, el ministro se mostró convencido de que “hay un proceso y una voluntad de todos los actores de reformar el sistema de Justicia. Son muchas cosas las que están en marcha y todos tenemos que ayudar a que este proceso de reformas sea una realidad tangible para que lo viva toda la sociedad”.

El cierre de la mesa inaugural estuvo a cargo de Highton, quien recordó que ha sido socia durante la mitad de los 90 años de vida que cumple la Asociación de Magistrados: “Hemos hecho muchas cosas en tanto tiempo. La Asociación siempre brega por los jueces, fiscales, defensores y funcionarios, cuando corresponde hacerlo. Me enorgullezco de haber sido socia todos estos años”.