El turno de los diplomas para la Escuela en el fuero Civil

 

La dimensión y la vitalidad de la Escuela de Capacitación Judicial de la AMFJN volvió a quedar de manifiesto con el acto de entrega de los diplomas a quienes durante 2017 fueron coordinadores y docentes de los cursos del fuero Civil. De la misma manera que una semana antes, cuando fueron reconocidos los magistrados y funcionarios participantes del resto de los fueros, el hall central de nuestra sede estuvo colmado para la ceremonia y el cóctel posterior.

La presidente de nuestra institución, Maria Lilia Díaz Cordero, encabezó el acto junto al secretario general, Marcelo Gallo Tagle; el director de la Escuela, Marcelo Peluzzi; la vicedirectora, Paula Castro; la presidente de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Lilia Abreut de Bergher; la coordinadora de la Escuela para el fuero, Patricia Barbieri; y dos de las coordinadoras de los cursos, Martha Gómez Alsina y Elisa Díaz de Vivar.

“La capacitación siempre es bienvenida en la Asociación de Magistrados y Funcionarios. Asumimos la tarea con placer porque la formación de quienes trabajan en el Poder Judicial es un deber de contenido ético para nosotros”, dijo Díaz Cordero, quien tuvo palabras de agradecimiento “a los profesores y coordinadores, que generosamente entregan su tiempo para capacitar a los empleados”.

La presidente advirtió que “la sociedad no nos conoce y por eso a veces nos quiere tan poco, pero nuestra respuesta es hacer nuestro trabajo cada día mejor”. Díaz Cordero también aprovechó la presencia de decenas de magistrados y funcionarios para recordar que “en la Asociación siempre van a encontrar un espacio de debate para todos los temas. Los convocamos a que planteen sus inquietudes, porque de esa manera van a surgir ideas y soluciones. Está casa es de todos y está siempre abierta”.

Peluzzi, por su lado, elogió “la calidad humana” de los coordinadores y docentes que aportaron de manera desinteresa su tiempo y sus conocimientos para la Escuela y señaló que existe una fuerte necesidad de llevar aun más cursos y actividades al interior del país, “porque es con la capacitación y el intercambio de experiencias como vamos a mejorar cada día la administración de justicia”.

Antes de la entrega de los diplomas, Patricia Barbieri, vocal de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, señaló que la tarea de la Escuela “significa un bien para todos los empleados que repercute positivamente en el servicio de justicia” y aprovechó para convocar a los presentes a continuar aportando su esfuerzo a la Escuela el año próximo. Finalmente, Liliana Abreut de Bergher destacó el significado de “la interacción entre profesores y el personal del Poder Judicial, que sirve para extender los conocimientos entre todos” los que prestan cotidianamente un servicio a la sociedad.

ENTREGA DE DIPLOMAS – GALERÍA DE IMÁGENES DESCARGABLES