Fallo Schiffrin: la presidente de la AMFJN se reunió con el ministro Garavano

La presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, María L. Díaz Cordero, se reunió con el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, para tratar -entre otros temas- los posibles efectos por el fallo dictado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en la causa “Schiffrin, Leopoldo Héctor c/ Poder Ejecutivo Nacional s/ acción meramente declarativa” (CSJ 159/2012 (48-S) ICSl), del pasado 28 de marzo de 2017.  

Desde la postura de nuestra institución se destacó que el pronunciamiento colocó en una situación imprevista a los magistrados alcanzados por este fallo. Muchos de esos magistrados no iniciaron actuación judicial al entender que se encontraban alcanzados por el precedente dictado en el caso “Fayt” (Fallos 322:1616), tal cual informaron, el día posterior a la reciente decisión de la Corte Suprema, al requerimiento formulado por la presidente del Consejo de la Magistratura, Adriana Donato.

Por este motivo, se solicitó al ministro Garavano que requiera un nuevo acuerdo de conformidad con lo establecido en el último párrafo del inc. 4° del art. 99 de la Constitución Nacional: “Un nuevo nombramiento, precedido de igual acuerdo, será necesario para mantener en el cargo a cualquiera de esos magistrados, una vez que cumplan la edad de setenta y cinco años. Todos los nombramientos de magistrados cuya edad sea la indicada o mayor se harán por cinco años, y podrán ser repetidos indefinidamente, por el mismo trámite”

El acuerdo debiera contemplar a aquellos magistrados que lo soliciten, siempre que las cualidades, méritos y trayectoria así lo justifiquen. De cualquier modo, para quienes concluirán su carrera se procura alcanzar una solución acorde con la situación y la investidura, como así también encontrar un cauce adecuado para quienes aún no obtuvieron el beneficio jubilatorio.

Desde la AMFJN se insistió además en la necesidad de cubrir en el corto plazo las numerosas vacantes en la Justicia Nacional y Federal, que se incrementarían a partir del fallo “Schiffrin”. Esta petición se sustenta en la obligación de velar por la garantía de una correcta prestación del servicio de justicia, que implica también contar con una adecuada legislación acerca de las subrogaciones.

Para dar sustento a los pedidos se hizo especial hincapié en el respeto  a la investidura y larga trayectoria de todos los magistrados. El cese de la función de manera tan abrupta quebranta la posibilidad de concluir de forma digna la función con la que hemos sido honrados.

La AMFJN continuará trabajando este tema con el Consejo de la Magistratura para encontrar un camino cierto hacia el futuro.