Un nuevo cierre de lujo para La Justicia va a la Escuela

13


El Programa La Justicia va a la Escuela, que la AMFJN desarrolla de manera ininterrumpida desde hace más de 15 años, tuvo su tradicional punto culminante el pasado 3 de noviembre, con el simulacro de juicio de oral en el que participaron alumnos de quince colegios públicos y privados de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires. La propuesta se llevó a cabo en el Salón de los Derechos Humanos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y contó con paneles de apertura a cargo del presidente de la Asociación de Magistrados, Ricardo Recondo; del embajador de los Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet; de la vicepresidente de Conciencia, Josefina Braxit; y de la directora del Programa, Virginia Simari.
Tras haber sido partícipes de La Justicia va a la Escuela durante todo el año, los estudiantes desarrollaron un juicio crítico que les permite distinguir la condena social, de la mediática y la judicial, con varios de sus compañeros y alumnos de otras escuelas que siguieron desde sus asientos las alternativas del debate. Como en la vida real, algunos celebraron la sentencia y otros se desilusionaron, pero todos tuvieron el sabor de que la decisión fue alcanzada luego de ponderar las pruebas. El compromiso y el entusiasmo se palpaba no sólo entre los estudiantes que desempeñaban sus roles de jueces, fiscal, querellante, defensor, testigos, sino además entre los que fueron público.
Juntos, invitados especiales, docentes y directivos estaban pendientes de los dichos de los testigos, de las preguntas del tribunal, de los alegatos del defensor, del fiscal y de la querella. Y detrás de cada alumno, como tutores incondicionales, los magistrados que año a año hacen posible el Programa La Justicia va a la Escuela. Marcelo Gallo Tagle, Gabriela Iturbide, Victoria Pereira, Alicia Braghini, Gustavo Kollmann y Federico Cociancich, entre otros, alentaron la brillante tarea de los jóvenes estudiantes.
El acto fue sellado con las palabras con que Carlos Fayt describió la tarea del juez, en ocasión del homenaje que la Asociación de Magistrados le ofreciera durante las Jornadas Académicas en la Facultad de Derecho: “Si el juez no se comporta de manera independiente, su conducta de inmediato atraerá la desconfianza de la sociedad sobre la administración de justicia, que sospechará, con acierto, que sus garantías, son en realidad privilegios. En esas condiciones la pérdida de la fe en la justicia sumirá a la sociedad en una profunda desazón y será la causa de muchos otros problemas. Hago mis votos más sinceros para que, como muchas veces dije, como jueces y funcionarios sean pacientes como la tierra, claros y transparentes como el agua, fuertes como el fuego y justos como el viento. Es lo que necesita la sociedad para responder a los desafíos de este momento”.

13 recommended
bookmark icon