Un legado que será inmortal

20


El pasado 22 de noviembre lamentamos la partida de Carlos Santiago Fayt, un juez que hasta los 98 años enalteció con su inmensa capacidad y prestigio la vocación por la Justicia en nuestro país.
Integró la Corte Suprema de Justicia desde fines de 1983 hasta el 10 de diciembre de 2015, cuando se fue de motus propio después de haber resistido durante sus últimos años injustos embates políticos. Aquellos ataques no hicieron más que fortalecer su coherencia y su convicción en la defensa de los principios republicanos, dos cualidades a través de las que también sobresalió como un académico de excepción.
El arco judicial, político y periodístico recordó con emoción el legado que deja Fayt, a quien el 29 de agosto último la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional se dio el gusto de homenajear en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la UBA, en ocasión de las Terceras Jornadas Académicas.
Para recordarlo, elegimos las mismas palabras con que lo homenajeamos hace un año, en la edición 116 de Y Considerando: “Un consejo para la juventud: sean como la tierra que es paciente, sean como el agua que es clara y cristalina, sean como el fuego que es fuerte, sean como el viento que es justo”.

20 recommended
bookmark icon