Roland Arazi: “Hay mucha reticencia cuando se habla de cambios audaces”

26


La discusión y reforma del Código Procesal Civil y Comercial es uno de los tantos demorados ejes de debate de la más reciente etapa democrática en nuestro país. En ese contexto, la Comisión de Proyectos Legislativos de la AMFJN convocó a Roland Arazi, ex magistrado y académico de enorme prestigio en Derecho Procesal, para compartir su experiencia como parte del equipo de trabajo que trabaja en la redacción del proyecto con vistas a ser presentado durante 2017, como parte del programa gubernamental Justicia 2020.

Doctor en Derecho y Ciencias Sociales egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), ex Juez de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de San Isidro y profesor en numerosas universidades en la Argentina y en el exterior, Arazi participa de los encuentros del Equipo 1.1 “Adecuaciones Legislativas para el Fortalecimiento del Poder Judicial”, coordinado por Agustina Díaz Cordero, junto con otros especialistas como Patricia Bermejo, Mabel De Los Santos, Enrique Falcón, Damian Font, Osvaldo Gozaini, Mario Kaminker, Jorge Peyrano, Eduardo Oteiza, Jorge Rojas, Fernando Fravega y Jose María Salgado.

La ocasión para conocer de cerca las ideas que se debaten en ese ámbito fue la iniciativa de la Comisión de Proyectos Legislativos, a cargo de Luis Herrero, para que Roland Arazi brindara una conferencia en el auditorio de nuestra Asociación. La entrevista a continuación es un compendio de lo más sustancial de su disertación y de su intercambio con los asociados.

– ¿Qué relevancia le encuentra a la discusión sobre el nuevo Código, en la que está involucrado de manera tan activa?

– Por sí solo, primero pienso que el Código no va a resolver los problemas los Justicia. Cuando en 1968 se implementó el Código actual, se creía que era perfecto, porque elaborado por gente como Lino Palacio, Carlos Colombo… Pero las soluciones no llegaron. Por eso en las reuniones de la comisión en el Ministerio de Justicia fui insistente en que tenemos que ponernos de acuerdo en puntos fundamentales, se necesita un cambio de paradigma. También es cierto que cuando se proponen reformas audaces y distintas, hay mucha reticencia. Los abogados somos en general conservadores, apegados al pasado. Si queremos cambiar realmente la situación, con la esperanza de que el proceso judicial sea eficaz, debemos empezar por cambiar nosotros. Porque de hecho hay modificaciones que se piden que están en normas que ya existen, pero que no se usan con la reiteración que merecen.

– ¿Desde qué bases se está trabajando el nuevo Código?

– Se están tomando muchas fuentes, entre ellos distintos códigos provinciales, como La Pampa, Santa Cruz y Río Negro, e incluso casos internacionales muy actuales como Brasil, que lo renovó en 2015. Nuestro nuevo Código está en los prolegómenos. No se empezó el articulado, porque la idea del Plan Justicia 2020 es que esté previsto para el segundo semestre de 2017. Coincidimos en que queremos un código que destierre el positivismo extremo y que fomente la cooperación entre las partes. Seguimos abiertos a propuestas, y por eso se va a consultar a la Asociación de Magistrados y a Colegios de Abogados, entre otras entidades.

– ¿Se manejó la posibilidad de que el Código admita la figura del Amicus Curiae?

– Es una forma de participación ciudadana en asuntos trascendentes. De hecho, en Santa Cruz se prevé el tema de manera específica. No está previsto, no surgió de las conversaciones que tuvimos hasta ahora, pero es una muy buena idea.

LA ENTREVISTA COMPLETA SERÁ PUBLICADA EN LA PRÓXIMA EDICIÓN DE LA REVISTA “Y CONSIDERANDO”.

26 recommended
bookmark icon